1er día de bajón

No me duele, solo me molesta, de todas maneras normalmente no aguanto mal el dolor, no me encuentro mal, algo mareada, un poco dolor de cabeza, algo de ganas de vomitar, pero ni fiebre ni nada grave.

Estoy triste, no estoy sola, no ha pasado nada especial, pero tengo ganas de llorar.

Lloro, no pasa nada pero la primera reacción es decir “no llores”, no culpo a nadie, yo también reacciono igual. Es algo que estoy aprendiendo dejar que salgan las emociones, las mías y las de los que me rodean.

Anuncios

Otra fase iniciada

Después de la incertidumbre, la certidumbre del notición, y la espera ya que me pillo el mes de agosto en medio, ya me han operado, tumor y ganglios fuera, ha ido bien!!! Buff que alivio, se termina una parte, soy consciente que esto no acaba aquí…, no puedo acelerar el tiempo como si fuera en Los Sims, así que paciencia me digo a mí misma y paso a paso

Se me ocurren muchos y ningun título…

Ayer mi pareja y yo fuimos a correr a última hora y al volver a casa no podíamos abrir la puerta de casa…, llegábamos sudados, solo llevábamos encima las llaves y un móvil. Llamamos a la compañía de seguros del piso y al cabo de un hora y media más o menos llegó un cerrajero, tiene que romper la cerradura pues la llave esta echada, y la máquina de taladrar se le queda casi sin batería, necesitamos corriente eléctrica, es agosto en nuestro rellano no hay nadie, están de vacaciones, nos presta corriente y alargo un vecino de dos pisos más arriba, pero al cabo de nada empieza a oler a quemado y la broca se estropea y deja de cortar… el cerrajero llama a un compañero y la única solución parece ser ir a buscar la pieza de repuesto a una media hora de camino, decidimos que se vaya y vuelva mañana, pues es casi la una y no nos parece bien tener a los vecinos que nos están prestando la electricidad despiertos hasta tan tarde. Nos dirigimos a casa de mi hermana, y suerte la nuestra que en ese momento llega mi sobrina y no tenemos que despertar a nadie, aunque se despiertan y nos acogen, nos duchamos, y podemos dormir allí. Me viene la regla, menos mal que mi sobrina tiene compresas y tampax para darme. Al día siguiente yo voy a trabajar entre mi hermana y mi sobrina me proveen de ropa, mi cuñado me invita a desayunar en el trabajo, (trabajamos en la misma empresa). Mi pareja se queda allí (en nuestra casa de acogida) hasta la hora en que viene el cerrajero, quien ya con las herramientas en buenas condiciones hace el cambio de cerradura sin más problemas.

Nos creemos fuertes e independientes y nos quitan nuestras posesiones y dependemos totalmente de que alguien nos eche una mano, no puedo dejar de pensar como nos cambia la vida sin tener nuestras cosas, sin un sitio para dormir, sin ropa para vestirte, sin una ducha, sin comida, ni dinero.

No puedo dejar de pensar como se deben de sentir los que están así, no esperando al cerrajero, los que viven sin nada, dependiendo de la ayuda de los demás.

No puedo ni imaginar como tiene que estar una persona para arriesgar su vida y sus posesiones y embarcarse hacia un país extranjero, sin nada más que lo puesto.

Que afortunados que somos… de tener casa, de tantas cosas, sobre todo de que haya quien nos acoja.

¿Desánimo, desasosiego? Que se yo como llamar a esto

¿Se acabaron los abrazos? Parece que no te escuchen, Se acabó? Existió? Ya no es…todo se funde en un negro profundo donde solo hay desolación, soledad, silencio, y un gran vacío, como si te fueras alejando de la realidad, cada vez los sonidos son mas lejanos, cada vez está mas oscuro y frío, cada vez mas lejos…

Y miro al cielo, y no hay estrellas, ni sol…solo oscuridad, espera…hay luna y sigue luciendo, ¡podré volver a casa?…esperadme, que ya vuelvo!

Certidumbre

Certeza, conocimiento seguro y claro de algo.

Este año mis vacaciones empiezan diferentes…

Se acabó mi última incertidumbre, ya tengo diagnóstico, estoy saliendo de ese momento de irrealidad y estancamiento que se vive cuando la situación no es segura…

Ahora toca asimilar y continuar.

Me han detectado un pequeño cáncer de mama, ahora a concretar fechas y tratamientos.

La incertidumbre no es mejor ni peor que esta certeza…🙂🙃

Este año mis vacaciones empiezan diferentes…

Incertidumbre

Falta de certeza sobre algo.

En realidad todo en esta vida es incierto en mayor o menor medida pero cuando no tienes la seguridad de algo que es condicionante para otras cosas, es como estar suspendido en el aire, como si el tiempo se parara, y no puedes seguir adelante, pero claro el tiempo no para…y te vas perdiendo…cosas, situaciones, todo. La vida sigue y tu te quedas ahí, como en el otro lado de “Stranger things” en un mundo paralelo e irreal.

Esto me ha pasado varías veces, la mas larga con la crisis en una relación y la duda sobre la continuidad de esta, fue como mínimo incómodo 😣

Ahora con un diagnóstico médico está siendo algo angustioso, unas horas más…y hasta la próxima incertidumbre.

Por descontado la banda sonora para esta sensación es “Dust in the wind” de Kansas

https://youtu.be/tH2w6Oxx0kQ

Dichosas jaulas

Dichosas jaulas donde vivimos cada día…encierros voluntarios?

Puertas que parecen abiertas…nos llevarían a otros encierros o a otras supuestas libertades…dichosos anhelos que se antojan inalcanzables, y cuando los tocas se disuelven en otros más grandes… Pequeñas reflexiones de jueves a la tarde.

Hoy volvería…

Hoy volvería…, pero no lo haré, de hecho estoy sana y salva en casa.

Llevo unos días aguantando emociones y presiones, en fin contratiempos normales de la vida, en concreto laborales, que en mi caso se mezclan con familiares. Ayer no podía más y el odio se me introducía por cada uno de mis poros, no lo quiero, no me conviene, pero allí estaba, después, en yoga desconecté o más bien conecté conmigo y me calmé. Pero no del todo…hasta hoy, que he estado insoportablemente ansiosa, hasta con síntomas físicos, ayer dolor de cabeza, hoy picores, risa y ganas de llorar casi simultáneamente, antes de todo esto observo que duermo mal, sé que esto me pasa de vez en cuando, se me llena el vaso y sé que tengo que vaciarlo. De momento no sé bien como hacerlo, parece que llorar resulta efectivo al menos después de cansarme y gritar, beber, respirar.

Enfrentar las noches oscuras, las tormentas, en fin los contratiempos de la vida, sin buscar una evasión rápida, sin duda alguna es el kit de la recuperación, es la cuestión, es la vida.

Los cuatro acuerdos o Defensiva/ofensiva

Estar en guerra, a la defensiva/ofensiva

Así es como estamos muchas veces sin darnos cuenta, peleando.

Cuantas veces, vemos o escuchamos algo que no nos gusta, no nos parece bien, nos ofende, etc… y en lugar de decirlo nos enfadamos, nos ponemos tristes, decidimos poner fin a una relación… ósea reaccionamos dando por sentado que nos atacan y contraatacamos sin más.

Cuantas relaciones ya sea de pareja, o de amistad se han echado a perder por no ser claros y sinceros

Podemos llamarlo orgullo, ego o como queramos, miedo, lo que está claro es que no es productivo, ni práctico.

“Los cuatro acuerdos: un libro de sabiduría tolteca” dé Miguel Ruiz

Me leí el libro de los cuatro acuerdos, en realidad creo que no lo acabé… pero saqué unas maravillosas enseñanzas, lógicas, prácticas, y casi siempre difíciles de realizar.

El primer acuerdo: “se impecable con tus palabras”

Si lo pusiéramos en práctica de verdad…, decimos lo que decimos, y eso muchas veces no coincide con lo que queremos decir, saber expresarnos es esencial. Para saber expresarnos tenemos que saber que queremos decir de verdad, muchas veces reaccionamos atacando por miedo, porque hemos aprendido a desconfiar…

Segundo acuerdo: “No te tomes nada personalmente”

Enseguida nos damos por aludidos, nos sentimos atacados y nos protegemos…y si a nosotros nos cuesta decir lo que queremos, lógicamente al resto del mundo también. Así que igual que nosotros no somos perfectos el otro tampoco lo es.

Tercer acuerdo: “No supongas”

Antes de juzgar y de decidir, pregunta, escucha, dialoga.

Cuarto acuerdo: “Haz siempre lo máximo que puedas”

No será lo mismo para todos, pero lo máximo para cada uno… una frase de mi madre es: el que hace lo que puede, no está obligado a más, pero eso sí todo lo que puede.

Si aún haciendo todo lo que puedes en el presente o lo que pudiste en el pasado, no consigues tus objetivos, no te juzgues, hiciste lo mejor que pudiste y supiste y eso es siempre irreprochable.

También nos habla de romper viejos acuerdos, ósea de evolucionar de no ser rígidos.

Esto es lo que a día de hoy me he quedado de este libro.

Me doy cuenta que muchas veces hablo antes de saber lo que quiero decir realmente, que me tomo las cosas como algo personal, que doy demasiado por supuesto, y que no hago todo lo que puedo. Pero también me doy cuenta que estoy dispuesta a cambiar, y no se cual de todas me costará más…😱😜

Creo que la comunicación es la clave en las relaciones, y si ni siquiera decimos lo que realmente queremos decir, el que escucha se lo toma como algo personal, las dos partes damos cosas por supuesto… ya ni hace falta seguir.

Recomiendo este libro, aunque está escrito de una forma poco “occidental” si se lee sin ir rechazando de buen principio, está estupendo.

Volveré a leerlo, y “supongo” 😉 que me pasará como cuando vuelves a ver una película y te fijas en detalles que la primera vez no viste.

Otro día escribiré sobre otro libro que me haya gustado.

😀🤗

Flexibilidad

Capacidad de doblarse sin romperse.

Capacidad de adaptarse a los cambios.

Capacidad de aceptar y adoptar nuevas ideas.

Quien no querría ser flexible…