Un otoño

Este otoño del 2017, está siendo largo, duro, intenso, cansado.

Empezó con un atentado a final del verano, y una dura vuelta al trabajo en pleno verano, en lo que acostumbraba a ser otoño.

Un decidir andar sola, fuera ruedines, ya desde casi finales de primavera venía gestándose esta necesidad de soltar amarras y salir de algún grupo de apoyo.

Luego toda la política revuelta, registros, detenciones, concentraciones, agentes desplazados a la ciudad a la espera, elecciones con porrazos, etc más detenciones, dui y 155

Lo peor es la separación y el odio entre la gente de a pie y el resurgir de machismos, racismos e intolerancias.

Juicio de «la manada», machismo y más machismo.

Esclavitud en Libia, racismo consentido por llamarlo de alguna manera.

¿Qué tenemos a parte de a nosotros mismos y el amor por nuestros semejantes?

Todo esto me afecta, afecta pues estoy al límite, mi día a día laboral es difícil, mi día a día de relación de pareja esta en fase de recuperación/reconstrucción.

Necesito que se acabe el invierno antes de que empiece, necesito que acabe este odio y malestar general que se me contagia y me hace perder la esperanza, necesito un poco de sol y calor, si pudiera me pasaría los tres meses siguientes hibernando, igual lo hago…Puede que no vuelva hasta marzo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s