Superficial


Wow ¡Me he comprado unos palos de treking! ¡Azules!  ¡Que bonitos! Son para ir a una caminata que en realidad me supone un reto físico y mental (por ir sola) , me da un “poco” de miedo… 

¡Que bien me lo he pasado haciendo que eran una espada!  

A veces me aburro y me canso de mí misma, de mi inconstancia, de mi superficialidad…pero es como soy y cuando no estoy dispuesta o preparada para profundizar lo que me ayuda es jugar, hacer un poco el tonto y no pensar. 

Aunque en el fondo, en el fondo estoy intentando afrontar mis miedos, continúar mi vida, entender y aceptar mis bloqueos y emociones. Es como una máscara, un escudo o protección.

Yo me entiendo…, ¿me entiendes tú?

¡Gracias!

¡Casi dos años, sin drogas!

Agradecida y afortunada me siento. De muchas cosas, de haber encontrado la manera de cambiar el rumbo de mi vida.

Agradecida en primer lugar a mi hija, mi cambio de rumbo definitivo empezó a raíz de que ella se preocupara por mí y decidiera actuar por su cuenta. Ese día 21 del 5, con una llamada de teléfono a la cual contesté enfadada y colgué, para seguidamente apagar el  móvil. Gracias por llamar. Y gracias por el apoyo incondicional en estos dos años, escuchándome, animándome, acompañándome en conciertos 0’0, y dejándome espacio aunque ni yo misma creía necesitarlo.  Gracias también a su pareja quien en casa de su familia nos acompañó en un brindis 0’0 discretamente, sin decir nada. Gracias a los dos porque igual de discretamente, no se han bebido en casa nada de alcohol en los dos últimos años. 

Agradecida también a mi sobrina la cual, ese 21 del 5 en el incidente telefónico estaba presente y por ese motivo yo sentí una vergüenza sin precedente. 

Agradecida también a mi cuñado y último compañero de “bares”, por no cuestionar mi decisión de no volver a consumir.

Agradecida también a mi pareja, por  estar ahí… aún en crisis…, ahora estamos saliendo adelante.

Agradecida a mi hermana, que a pesar de estar sumergida en otros problemas más graves, lo ha entendido, y no me ha juzgado e incluso me ha acompañado en algunas 0’0.

Agradecida a mis compañeros de trabajo, cada uno a su manera han contribuido a que esté aquí. 

Agradecida también a mis amigas, a mis padres y hermano, suegros y cuñados, a unos por no preguntar demasiado y a otras justamente por lo contrario. 

Agradecida a Dios, existencia, suerte, destino, casualidad, o llamémosle cada uno como quiera, gracias por esta oportunidad, no todo el mundo la tiene…

Agradecida a mi amigo y, Capitán al mando de vivirsinbeber, por haber creado y capitaneado el barco que me ha traído hasta aquí.  Por sus consejos, paciencia, en realidad por todo. 

Agradecida también a los diferentes tripulantes de vsb, alguno se ha convertido en amigo, que he ido conociendo y compartiendo experiencias durante estos dos años.

Por todo esto y más, afortunada y agradecida me siento. ¡Contenta de estar aquí! ¡Gracias  también por escuchar!

Practicando…

¿Que es practicar? 


Yo digo que es probar a hacer algo de distintas maneras para poder escoger cual es la más efectiva, y una vez escogida hacerlo, hasta que sea algo fluido y lo podamos hacer con más eficiencia y facilidad.

La rae dice

1. tr. Ejercitar, poner en práctica algo que se ha aprendido y especulado

6. tr. Ensayar, entrenar, repetir algo varias veces para perfeccionarlo. 

Que fácil decimos que practicando se aprende, y que gran verdad es.

Gestionar nuestras emociones, nuestras  relaciones, en definitiva nuestra vida. Gestionarlas eficazmente. 

Se aprende practicando, pero practicar uno sólo es complicado, podemos estar cometiendo errores y no darnos cuenta al no tener más que nuestro punto de vista. 

Es bueno hablar con gente, intercambiar opiniones, ver las cosas desde otros ángulos. Aunque siempre es uno mismo quien decide.  Compartir es siempre enriquecedor. 

Personalmente me encanta probar cosas nuevas, buscar maneras, descubrir, preguntar, etc. Me cuesta más tener la constancia necesaria para perfeccionar lo que sea, me quedaría en aprendiz… pero eso es imposible. 

Mi verdadera práctica, lo se desde…siempre, es la constancia, la paciencia, la persistencia o perseverancia. Aguantar el tiempo suficiente…sin rendirme o aburrirme 😉 


Atardeceres…

Si pudiera perseguiría este momento, triste y hermoso…

Se acaba el día, y lo perseguiría para que no terminara, haya sido un día bueno o no tanto, nunca quiero soltarlo, aún cansada siempre me cuesta dejar marchar un día soleado. 

Es el momento del ocaso, el final del día, el momento en que casi sin querer, casi sin darnos cuenta hacemos una valoración de lo sucedido…, triste y hermoso!

Y teniéndolo todo no tienes nada, y no teniendo nada lo tienes todo

A veces, parece que lo tienes todo, por lo tanto todo debería ir bien, y sin embargo no es así…, sigues sintiéndote solo, vacio, insatisfecho…y no sabes porque

Sin embargo otras veces sin tener nada te sientes volar. 

Que ironías. 

La tranquilidad de no tener nada, nada que perder, nada que llorar, nada…por lo que sufrir. 

Y vuelta a empezar, y consigues algo, y quieres más y más, y otra vez el vacío y la sensación de ansiedad, miedo a perder, miedo a ganar. 

Relajación 

¿Qué es relajarse? 
Tranquilizarse, calmarse…olvidar los problemas…dejar el cuerpo en reposo…

Una de las definiciones de la rae:

Conseguir un estado de reposo físico y moral, dejando los músculos en completo abandono y la mente libre de toda preocupación.

Parece fácil…yo nunca he pensado de mi misma que fuera nerviosa; sin embargo la primera vez que me enfrenté a una relajación guiada fue hace 23 años, en unas clases de gimnasia para embarazadas, en ninguna de ellas conseguí relajar mi mente, el cuerpo un poco. Se me hacía la parte mas pesada de la clase, aún recuerdo la música que ponían, era la banda sonora de “Memorias de Africa” hasta le cogí manía, ahora me gusta. 

La segunda vez que estuve en una relajación guiada ha sido hace algo mas de un año, en unas clases de body balance a las que todavía asisto. Las primeras se me hicieron largas…conté todos los elementos del techo, incapaz de cerrar los ojos más que unos segundos, el cuerpo incluso menos que la primera vez… Poco a poco, clase a clase, conseguí relajarme un poco, al principio me entraba la llorera, supongo que por lo acumulado (estrés, nervios, contracturas mentales…) Ahora le empiezo a coger el gusto, hay días que lo consigo más, otros menos, pero hay algún día que ha sido un regalo. 

Sólo música 

¡Me encanta la música!

Siempre me ha gustado. 

Ha habido temporadas en las cuales he escuchado más musica, otras menos, pero siempre ha estado presente en mi vida.

Recuerdo el primer single que compré, recuerdo los dibujos de la portada, me encantaron por los detalles que tenía, la canción era en inglés yo debía tener ocho o nueve años, no entendía nada de nada. No importa, me encantó la musica, el aire triste que yo le notaba, la voz, todo, hoy me sigue encantando. La canción en cuestión es “the year of the cat” de Al Stewart

Esas voces…

Hace poco estuve bromeando acerca de nuestras propias contradicciones, engaños, tentaciones, pensamientos… en fín de ese diálogo, pelea o ruido interno que todos tenemos.

Bromeando…, casi siempre las bromas tienen una parte cierta, es la manera de trivializar cosas que nos afectan.

Bromeando dije que oía voces y hablaba con ellas, que tenían nombre, en realidad es así, a veces hablamos de verdad en voz alta.

Bromeando…, digo que todas ellas son yo, en algunas ocasiones necesito a mi parte sensible, en otras a la mas racional, pero lo mejor es que nos pongamos de acuerdo y nos llevemos bien.

A veces no quiero escucharlas, pero están dentro de mí, son parte de mi, no puedo hacer como si no estuvieran.

Divagaciones de sábado imsomne

Siempre empezando de nuevo…

Esa sensación es la que tengo, la de estar empezando siempre, la sensación de no avanzar…y entonces me hundo un poco en la pena por mí misma, en la creencia de que no puedo, en la duda de si estoy perdiendo el tiempo, en la soledad, en el miedo de no tener puerto al que llegar.

Pero sé (ahora) que esta sensación es algo pasajero…, que después de estos momentos me volveré a animar, volveré a verle sentido a todo y estas dudas desaparecerán.

Sé que sí que avanzo, pero me queda mucho que aprender, para no creérmelo y querer abarcar más de lo que puedo e intuyo también que si un día consigo pasar este obstáculo al que yo llamaría orgullo, vendrán otros obstáculos con otros nombres que todavía no imagino…