Dichosas jaulas

Dichosas jaulas donde vivimos cada día…encierros voluntarios?

Puertas que parecen abiertas…nos llevarían a otros encierros o a otras supuestas libertades…dichosos anhelos que se antojan inalcanzables, y cuando los tocas se disuelven en otros más grandes… Pequeñas reflexiones de jueves a la tarde.

Anuncios

Hoy volvería…

Hoy volvería…, pero no lo haré, de hecho estoy sana y salva en casa.

Llevo unos días aguantando emociones y presiones, en fin contratiempos normales de la vida, en concreto laborales, que en mi caso se mezclan con familiares. Ayer no podía más y el odio se me introducía por cada uno de mis poros, no lo quiero, no me conviene, pero allí estaba, después, en yoga desconecté o más bien conecté conmigo y me calmé. Pero no del todo…hasta hoy, que he estado insoportablemente ansiosa, hasta con síntomas físicos, ayer dolor de cabeza, hoy picores, risa y ganas de llorar casi simultáneamente, antes de todo esto observo que duermo mal, sé que esto me pasa de vez en cuando, se me llena el vaso y sé que tengo que vaciarlo. De momento no sé bien como hacerlo, parece que llorar resulta efectivo al menos después de cansarme y gritar, beber, respirar.

Enfrentar las noches oscuras, las tormentas, en fin los contratiempos de la vida, sin buscar una evasión rápida, sin duda alguna es el kit de la recuperación, es la cuestión, es la vida.

Los cuatro acuerdos o Defensiva/ofensiva

Estar en guerra, a la defensiva/ofensiva

Así es como estamos muchas veces sin darnos cuenta, peleando.

Cuantas veces, vemos o escuchamos algo que no nos gusta, no nos parece bien, nos ofende, etc… y en lugar de decirlo nos enfadamos, nos ponemos tristes, decidimos poner fin a una relación… ósea reaccionamos dando por sentado que nos atacan y contraatacamos sin más.

Cuantas relaciones ya sea de pareja, o de amistad se han echado a perder por no ser claros y sinceros

Podemos llamarlo orgullo, ego o como queramos, miedo, lo que está claro es que no es productivo, ni práctico.

“Los cuatro acuerdos: un libro de sabiduría tolteca” dé Miguel Ruiz

Me leí el libro de los cuatro acuerdos, en realidad creo que no lo acabé… pero saqué unas maravillosas enseñanzas, lógicas, prácticas, y casi siempre difíciles de realizar.

El primer acuerdo: “se impecable con tus palabras”

Si lo pusiéramos en práctica de verdad…, decimos lo que decimos, y eso muchas veces no coincide con lo que queremos decir, saber expresarnos es esencial. Para saber expresarnos tenemos que saber que queremos decir de verdad, muchas veces reaccionamos atacando por miedo, porque hemos aprendido a desconfiar…

Segundo acuerdo: “No te tomes nada personalmente”

Enseguida nos damos por aludidos, nos sentimos atacados y nos protegemos…y si a nosotros nos cuesta decir lo que queremos, lógicamente al resto del mundo también. Así que igual que nosotros no somos perfectos el otro tampoco lo es.

Tercer acuerdo: “No supongas”

Antes de juzgar y de decidir, pregunta, escucha, dialoga.

Cuarto acuerdo: “Haz siempre lo máximo que puedas”

No será lo mismo para todos, pero lo máximo para cada uno… una frase de mi madre es: el que hace lo que puede, no está obligado a más, pero eso sí todo lo que puede.

Si aún haciendo todo lo que puedes en el presente o lo que pudiste en el pasado, no consigues tus objetivos, no te juzgues, hiciste lo mejor que pudiste y supiste y eso es siempre irreprochable.

También nos habla de romper viejos acuerdos, ósea de evolucionar de no ser rígidos.

Esto es lo que a día de hoy me he quedado de este libro.

Me doy cuenta que muchas veces hablo antes de saber lo que quiero decir realmente, que me tomo las cosas como algo personal, que doy demasiado por supuesto, y que no hago todo lo que puedo. Pero también me doy cuenta que estoy dispuesta a cambiar, y no se cual de todas me costará más…😱😜

Creo que la comunicación es la clave en las relaciones, y si ni siquiera decimos lo que realmente queremos decir, el que escucha se lo toma como algo personal, las dos partes damos cosas por supuesto… ya ni hace falta seguir.

Recomiendo este libro, aunque está escrito de una forma poco “occidental” si se lee sin ir rechazando de buen principio, está estupendo.

Volveré a leerlo, y “supongo” 😉 que me pasará como cuando vuelves a ver una película y te fijas en detalles que la primera vez no viste.

Otro día escribiré sobre otro libro que me haya gustado.

😀🤗

Flexibilidad

Capacidad de doblarse sin romperse.

Capacidad de adaptarse a los cambios.

Capacidad de aceptar y adoptar nuevas ideas.

Quien no querría ser flexible…

Buen viaje

50 años, te deseo un buen viaje, a donde sea que vayas…

Hay quien está 19, 30, 50, no sabemos cuanto tiempo estaremos en este mundo, y nos distraemos con cosas sin importancia…

No sabemos ni el día, ni la hora en que nos iremos y nos pasamos la vida haciendo planes, preocupándonos de un futuro que no sabemos si llegará.

Cada momento importa…

Cada palabra que le decimos a alguien puede que sea la última…

¿Nada tiene importancia o todo importa?

Estamos planificando un encuentro de cincuentañeras, Lidia ya no asistirá…

Sin embargo hay que planificar… que difícil equilibrio

La muerte, la sabemos bien cierta, y nunca estaremos preparados

¡Abracadabra! 🎩 ♣️♠️♥️♦️

Ayer fuimos a ver un espectáculo de magia, mi vecino es aficionado y actuó en una biblioteca cercana.

¿Que es la magia? Un engaño, una fantasía, una ilusión.

Sabemos perfectamente que todo es un truco, y sin embargo no deja de sorprendernos, y asombrarnos que adivinen nuestra carta, que desaparezcan algunas monedas o cambien de sitio objetos varios.

Me ha gustado asistir a la función, no porque haya sido espectacular, sino por la compañía, hemos ido en familia, y también por ser partícipe del entusiasmo del mago y su equipo, por verles cumplir sus sueños y aficiones.

Y el espectáculo finalizó con una petición al público que me encantó y la hago extensible a quien lea esto: Nunca perdáis la magia y la ilusión en vuestras vidas, y añado: nunca perdáis la capacidad de sorprenderos.

Mentiras, engaños, el daño que causan y la pérdida de confianza…

Hoy me he enterado de una mentira que me contaron ayer.

Una mentira de la que no entiendo el motivo, ni el beneficio, ni nada de nada.

No es la primera vez que esta persona lo hace…😳☹️ sin ningún motivo aparente, a veces lo he intuido, otras me he enterado por algún descuido, otras veces lo ha confesado ella. Se perjudica más a ella misma contando historias que no son ciertas, pero me hará dudar de lo que me cuente a partir de ahora…

No me gustan las mentiras 🤥 , no me gusta que me utilicen…no me gusta charlar sobre algo y luego saber que nada era real, es una sensación de pérdida de tiempo y también de engaño.

Pero menos me gustaría estar en el otro lado y ser yo la que no me atreviera a confiar en los demás.

Veré dónde está mi límite, no sé ni si quiero ni si puedo seguir esa “amistad”

Las relaciones se construyen día a día, van cambiando, a veces ya no hay marcha atrás para poder reparar los daños que causan las mentiras.

https://open.spotify.com/track/08o75xMKmGrKny6GsXrNJW?si=QIuFoLmqTveJta3AoMZi1A

Sobre planificar e improvisar, como el hombre propone y dios dispone, o una piedra en el camino ;-)

Joder que asco, voy tropiezo con una piedra, me caigo y me hago un esguince.

Esta mañana he salido a correr, me ha costado superar la pereza e inseguridad iniciales, hace tiempo que no voy sola, pero al final lo consigo y salgo.

Decido salir sin música pues así estaré mas atenta a lo que suceda a mi alrededor pienso, aunque no me ha servido de mucho, es la primera vez de las que voy a correr sola que lo hago sin música.

Empiezo y aunque los primeros diez minutos siempre me cuestan, los supero tranquilamente, hoy hace un día estupendo soleado pero sin demasiado calor al menos a las nueve, el parque está vacío, estoy contenta, pues poco a poco voy avanzando en esto de empezar a correr 🏃🏽‍♀️, parece que ya casi lo tengo.

Hace un día tan maravillosamente soleado que corro contenta pensando en que cuando llegue a casa propondré ir a dar un paseo tranquilo, tranquilo pues mi pareja está lesionadilla, por alguno de los jardines de Montjuic.

Voy ya cansada aunque contenta cuando tropiezo con una piedra, una piedra que por cierto ya había visto en una vuelta anterior y había pensado ojo con ella, la caída ha sido a cámara lenta o al menos así la he sentido, torcedura, intento de mantener el equilibrio, parece que no, picada de rodillas y manos… quise levantarme rápido pero no pude, me senté y dejé pasar unos segundos, enseguida comprendí que me había hecho daño.

Me siento en el banco mas cercano durante unos minutos, e intento levantarme y caminar… buff pienso, me va a costar llegar a casa y tengo que parar dos veces antes de conseguirlo.

Una vez en casa me pongo hielo y levanto el pie, con la esperanza que sea solo un golpe aunque ya intuyo que no, efectivamente al final se hincha igualmente y voy al médico, donde enseguida incluso antes de la radiografía confirman el esguince, y me vendan el pie.

Yo tenía cosas planeadas…tampoco quiero faltar al trabajo somos pocos, el médico un hombre joven, me dice amable pero serio, que comprende las presiones que podemos sentir en los trabajos, pero que como mínimo me recomienda que haga tres días de reposo lo más absoluto posible, para que se cure rápido y sobre todo bien, la venda unos diez días y por supuesto que me olvide de 🏃🏽‍♀️

En mi interior estaba pensando ir mañana a trabajar, pero al venir hacia casa me doy cuenta al fin que no voy a poder hacerlo, y que tampoco me conviene.

Todo lo que tenía planeado para la semana tendrá que ser modificado… los planes sobre conseguir correr seguidos unos cinco km, otra vez tendrán que esperar y en el trabajo me tendrán que sustituir como buenamente puedan.

Puñetera piedra en el camino, literal jajaja

Una piedra en el camino me enseñó que mi destino era perseverar, esperar, aceptar y a veces no poder caminar.

En fin intentando no perder el sentido del humor.🤗

Lo que queda…

Lo que queda de una fe…queda mucho…queda por ejemplo este bello soneto, me encantó, me encanta.

Soneto a Cristo crucificado

“No me mueve, mi Dios, para quererte

el cielo que me tienes prometido,

ni me mueve el infierno tan temido

para dejar por eso de ofenderte.

Tú me mueves, Señor, muéveme el verte

clavado en una cruz y escarnecido,

muéveme el ver tu cuerpo tan herido,

muévenme tus afrentas y tu muerte.

Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera,

que aunque no hubiera cielo, yo te amara,

y aunque no hubiera infierno, te temiera.

No me tienes que dar porque te quiera,

pues aunque lo que espero no esperara,

lo mismo que te quiero te quisiera.”

Lo que queda de una fe que se ha ido, o quizá solo esté de vacaciones.

Queda una esencia, queda mucho, mucho más de lo que pensaba. Queda el amor, la empatía…, la compasión…

¿A dónde vamos cuando morimos?, ¿Dónde estamos cuando dormimos? ¿Qué pasa cuando el tiempo parece desaparecer? ¿Somos eternos? También quedan los misterios…las dudas…

Queda toda la vida para seguir avanzando, para seguir construyendo, para seguir…¡viviendo! 😉